jueves, 11 de diciembre de 2014

GRUPO DE SUECOS SE IMPLANTA MICROCHIPS BAJO LA PIEL

Grupo de hackers suecos mostrando orgullosos sus implantes de microchips


El día temido por varios amigos de las conspiraciones, parece haber llegado, un grupo de suecos está poniendo de moda, el implante de microchips bajo la piel.

Todo comenzó cuando el hacker Hannes Sjoblad organizó a finales de noviembre una "fiesta de implantes", en ella, Sjoblad, y siete voluntarios, accedieron a ponerse bajo la piel de la mano un microchip llamado RFID (identificación por radiofrecuencia, en sus siglas en inglés).

Este chip funciona como un programa de seguridad que le permite a los usuarios a abrir la puerta de su casa sin llave, desbloquear un teléfono Android, ente otras funciones más.

Desde ese entonces a la fecha, ya son 50 las personas las que se han implantado el chip y Sjoblad espera conseguir otras 100 en los próximos meses.

"Después habrá 1.000, después 10.000. Estoy convencido de que esta tecnología está aquí para quedarse y de que no nos parecerá nada raro tener un implante en la mano", dijo.

Sjoblad busca cada día voluntarios a través de las redes sociales y en la comunidad de hackers en Suecia.

Visión de futuro

Para Sjoblad, las funciones que podrá desarrollar este tipo de microchips en el futuro serán sumamente variadas, sobre todo, funciones que tienen que ver con la vida diaria de cada persona y conectadas con las redes sociales o Internet.

Para David Wood, director de London Futurists, un grupo que analiza posible escenarios futuros, no considera que la tecnología del implante esté lista para el consumidor convencional pero considera que definitivamente estamos en un nivel de madurez apropiado para tener un debate al respecto.

"Algunos se horrorizan por esto. Lo ven como algo completamente loco y sienten una profunda incomodidad sobre el lugar hacia el que nos conduce la tecnología y tenemos que tener sensibilidad hacia los sentimientos de la gente".

"Hace años había miedo sobre las vacunas y ahora nos parece perfectamente normal que nos inyecten células. Eso es un ejemplo temprano de un hackeo bilológico", comparó.

La idea de Sjoblad espera que los "implantados" se vuelvan una comunidad, y por ahora no tiene ninguna intención de quitarse el suyo. 

¿Dudas, consultas? Busca aquí.

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD