viernes, 19 de septiembre de 2014

CATADORA DE COMIDAS DE HITLER CUENTA EL TERROR QUE VIVIÓ CON EL LIDER NAZI



Margot Wölk, era una de las 15 jóvenes que trabajaban en el cuartel militar de Adolfo Hitler llamado "La Guarida del lobo", ubicado en un bosque de Polonia. El trabajo de la entonces joven era nada menos que probar cada comida del líder nazi antes que él lo hiciera para ver si el plato estaba o no envenenado.

Wölk relata que la comida era siempre vegetariana y que su trabajo se debía a que había "constantes rumores de que los británicos querían envenenar a Hitler. Nunca comimos carne. Nos daban arroz, fideos, pimientos, guisantes y coliflor".

La mujer confiesa el pánico que tanto ella como sus compañeras catadoras sentían cada vez que tenían que probar los alimentos. Algunas incluso se ponían a llorar mientras comían, esperando que en cualquier momento podían morir.

"Teníamos que terminar la comida. Después, nos tocaba esperar una hora, y siempre teníamos miedo de ponernos enfermas. Llorábamos por la alegría de haber sobrevivido", recuerda Wölk.

Margot Wölk no era nazi, se hizo catadora por obligación, luego de que el alcalde de la ciudad de Partsch (actualmente Parcz, Polonia), un nazi fervoroso, la llevó a trabajar en la Guarida del Lobo.

¿Dudas, consultas? Busca aquí.

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD